Saltear al contenido principal
¿Piel Atópica?

¿Piel Atópica?

¡Buenos días!

Hoy quería hablaros de cuidados y consejos para la piel atópica. Mi hijo pequeño la sufre desde que nació y he podido probar muchos productos e investigar mucho sobre esta enfermedad.

¿Qué es la piel atópica?

La piel atópica es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la sequedad excesiva de esta, lo que causa picor, escozor, rojeces hasta escamación o heridas.

Causas

Los expertos coinciden en que este tipo de enfermedad está basada en una predisposición genética, aunque también pueden agravar los síntomas algunas prendas, factores ambientales, alimenticios o alérgicos. Ya contamos con un 20 % de niños que paceden esta enfermedad y muchos de ellos la mantendrán incluso en su edad adulta. Los factores externos como la contaminación, la falta de sueño o el estrés influye mucho en que cada vez desarrollemos más esta dolencia.

Prevención

Como he comentado anteriormente, al tratarse de una predisposición genética poco podemos hacer para prevenirla, pero lo que si podemos hacer es combatir los síntomas e intentar controlar los brotes.

Desde mi opinión personal, mantener la piel bien hidratada, con el uso de aceites, cremas emolientes o hidratantes ayuda mucho a mantener el buen estado de la piel. Os recomiendo utilizar cremas con agua de mar (yo estoy dándole a mi hijo una emulsión de la marca EBBE y la verdad es que estoy encantada). Los baños los debemos de reducir (en la medida de lo posible) a días alternos (no superiores a diez minutos) e intentar no utilizar el jabón por todo el cuerpo, si no, limitarse a las zonas de los genitales, axilas o pies. Además de utilizar aceites en el agua, podemos reforzar las zonas más delicadas con emulsiones para evitar que se acelere el proceso.

Consejos

1 Reducir las duchas y asegurarse de que el agua esté templada.

2 Evitar la excesiva sudoración (sobe todo en verano).

3 Intentar estar en ambientes frescos y en climas suaves, evitar los cambios bruscos de temperatura y las temperaturas extremas tanto en invierno como en verano.

4 Aplicar cremas hidratantes o emolientes varias veces al día.

5 Llevar una dieta equilibrada, evitando frutos secos en la medida de lo posible.

6 Evitar alimentos o polvo que nos agraven el problema.

7 Utilizar detergentes suaves y evitar prendas de nylon o de lana que causen picor.

8 Hacer deporte y mantener una vida tranquila y sin situaciones de estrés.

9 Mantener una buena hidratación.

Desgraciadamente incluso si estás siguiendo estos consejos y sigues sufriendo brotes, es el momento ideal para acudir a un especialista. Normalmente los dermatólogos recetan cremas con corticoides suaves (yo utilizo Suniderma, pero hay multitud de ellas) que combinándolas con las emulsiones y las cremas hidratantes se consigue paliar los síntomas de escozor y picor.

Espero que este post os ayude si sufrís este problema vosotros o vuestros hijos y cualquier comentario que queráis hacer, estaré encantada de contestaros desde mi opinión personal.

¡Muchas gracias!

(Todas las imagenes son de google.es)

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Yo tambien la tengo …. y una gran ayuda es vestirse con prendas de algodón y no de licra y otros tejidos que agravan el picor.
    De pequeña me bañaban en lodos 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba