Saltear al contenido principal
Picar No Es Pecado: Comidas Navideñas

Picar no es pecado: comidas navideñas

¡Buenas tardes! ¿Qué tal estáis? Hoy quería daros algunos consejos para que en estas extrañas navidades sigáis disfrutando de la comida sin tener miedo a ganar unos kilitos de más. Estos trucos son sencillos y muy efectivos. Casi todo el mundo tiende a comer por los ojos, y esto es un arma muy peligrosa. Un consejo que suele venir muy bien es utilizar platos de postre y servir raciones pequeñas e individuales para controlar lo que come cada uno. Este año hay que tener especial cuidado con todo lo que compartimos, así que montar una mesa de entrantes y platos principales adaptados a cada persona puede ser una genial idea ¡Toma nota!

  • Cambia el pan por otra cosa: Si tienes pensado hacer canapés o tostadas, sustituye este entrante por aperitivos más ligeros, como por ejemplo, rulitos de salmón rellenos, o de cualquier otro pescado como puede ser el bacalao o la trucha. Todos los rellenos que puedas acoplar a una cucharilla mejor que mejor, así evitarás el pan. Puedes poner ensaladilla rusa en cucharillas o multitud de mezclas que se te ocurran. A nosotros nos encanta los palitos de zanahoria y de apio con queso crema, o palitos de apio con mermelada de frambuesa. Si por ejemplo son platos que se tengan que cocinar al horno, como los volovanes, puedes poner el relleno en papel de horno, como el de magdalenas por ejemplo, y así evitarás el hojaldre.
Marisco
Marisco
  • Apuesta por el marisco: Si te lo puedes permitir, el marisco es una apuesta segura. No sólo está buenísimo, si no que además es muy ligero. Puedes optar por cocinarlo a la parrilla ya que de ese modo acentúas su sabor y las salsas no te harán ni falta.
  • Croquetas: Las croquetas también son un plato muy cotizado en estas fechas navideñas, sobre todo si hay niños en casa. Este año por todo el tema Covid, hay que tener especial cuidado con las tapas que se comparten, así que mi consejo, como he comentado antes, es que hagas raciones individuales. Intenta optar por las croquetas de menor tamaño y utiliza rellenos lights, como el pavo o el queso light.
  • Embutido: Yo soy muy fan del jamón, del queso, del lomo… y en mi casa se consume casi a diario, así que en Navidad no podía ser menos. Mi consejo es que cortes lonchas muy finas para que puedas probar de todo y no te empaches. Si puedes evitar el pan mejor, pero el embutido sin pan para mi es casi inseparable… así puedes utilizar pan tostado o picos en su defecto.
Ensalada de granada
Ensalada de granada
  • Ensalada de granada: Después de los aperitivos lo mejor es tomar una ensalada. Nos llena el estómago y así evitamos comer demasiado de los platos principales. Mi recomendación es la ensalada de escarola con granada. La granada es muy sana, poco calórica y llena de nutrientes. Puedes acompañarla de frutos secos (siempre al natural) y queso fresco.
Sopas y cremas ligeras
Sopas y cremas
  • Sopas navideñas: Si en tu casa sois de caldos, apuesta por caldos más ligeros como la sopa de cebolla, de marisco o de pescado. Estudios demuestran que las personas que consumen sopas antes de los platos principales comen un 20% menos del resto de alimentos. Plantéate esta opción si tienes miedo de comer más de la cuenta.
  • ¿Carne o pescado?: En este caso da un poco lo mismo, lo importante es elegir bien la forma de cocinarlos. Si eliges pescado, la mejor opción es hacerlos al horno o a la espalda, si eliges carne, lo mejor es cocinarla al horno. Acompáñala con verduras asadas y patatitas cocidas, incluso puedes poner manzanas que van muy bien con las carnes rojas. La compota casera de manzana o de pera con canela va genial con las carnes, pero acuérdate de no poner azúcar.
  • Salsas y guarniciones: Los purés de patata con mantequilla son muy ricos pero también muy calóricos. No pasa nada por consumirlos un día pero ya sabemos que en Navidad, el problema no sólo son los días señalados, son los polvorones, mazapanes, turrones y demás que comemos en horas muertas durante varios días, así que si puedes sustituir las comidas principales por alimentos más ligeros, como purés de verduras o cremas, creo que es una buena opción, ya que seguramente, caeremos ante la tentación de los dulces navideños.
Brocheta de frutas
Brocheta de frutas
  • Postres: Dicen que es muy bueno comer una rodaja de piña antes del postre principal. Ayuda a la digestión sobre todo en las comidas muy grasas. A mi me encanta la fruta bañada en chocolate. Puedes preparar fresas mojadas en chocolate o diferentes frutas con una cobertura de chocolate. Es mucho más ligero que una tarta o unos buñuelos y además ¡está buenísimo!.
Brindis
  • Licores y alcohol: Intenta consumir la menor cantidad de alcohol que puedas. Ya sabemos que en estas fechas tendemos a beber más, no pasa nada, si luego salimos a caminar y quemamos esas calorías. Hazte a la idea de que una copa de vino se quema en 30 minutos caminando de forma rápida, así que sal a caminar siempre que puedas, no sólo por el alcohol si no porque es buenísimo en cualquier momento del día. En cuanto a los licores, olvídate del mito de que ayudan a la digestión. Los licores son muy calóricos así que lo mejor es que los sustituyas por infusiones que si que ayudan a la digestión y no tienen valor calórico.

Bueno chic@s espero que estos consejos os hayan gustado y podáis pasar unas navidades llenas de alegría, de mucha salud y de comiditas ricas. ¡Muchas gracias por estar ahí y cuidaros mucho!

Volver arriba