Saltear al contenido principal
Alimentos Ricos En Hierro

Alimentos ricos en hierro

Si últimamente te faltan fuerzas, sientes cansancio, se te cae el pelo, tienes las uñas fŕagiles… puede que tu cuerpo te esté enviando un S.O.S de que tienes carencia de hierro. Toma nota a estos consejos.

La falta de hierro es bastante común en las mujeres, ya que todos los meses perdemos una cantidad de sangre con la menstruación, por ese motivo es importante que estés atenta a las señales de tu cuerpo para poder ayudarle de la mejor manera posible. A continuación te propongo una serie de alimentos muy ricos en hierro y que pueden ayudarte a vencer la anemia. ¡Toma nota!

Cacahuetes
Cacahuetes

Cacahuetes: Si no eres alérgico, te propongo que consumas esta legumbre de forma habitual. No es un fruto seco, como mucha gente cree, es una legumbre que además aporta un montón de vitaminas… y lo mejor de todo ¡está buenísima!

Miso
Miso

Miso: El miso se obtiene a partir de la soja. Ya sabemos que la soja nos aporta múltiples beneficios y esta pasta que se obtiene a través de la fermentación de la misma no podía ser menos. La forma más habitual de tomarla es añadirla a un caldo caliente. Y si te gusta también la soja, no te olvides de ella, inclúyela en tu vida. ¿Sabías que la harina de soja mezclada con agua es un gran sustitutivo del huevo? así que ya sabes, utilízala en tus rebozados.

Pistachos
Pistachos

Pistachos: Dentro de los frutos secos, el pistacho es uno de los que más aportación de hierro nos da. Podemos consumirlo de diferentes formas, al natural, en postres e incluso en ensaladas o platos de pasta. Introduce este fruto seco de forma habitual en tu dieta.

Tortilla francesa
Tortilla francesa

Huevo: El huevo no puede faltar dentro de una dieta equilibrada. Su yema nos aporta gran cantidad de nutrientes, pero sobre todo, de hierro. Existen multitud de recetas en las que se incluye este alimento. Puedes consumirlo en forma de tortilla o incluirlo en tus ensaladas favoritas si eres de las que te cuidas algo más.

Espinacas
Espinacas

Espinacas: A mi me encantan las espinacas, puedes comerlas crudas o cocidas, pero hay una cosa que no sabía y que me enteré el otro día, ¿sabías que las espinacas contienen oxalatos? por lo visto los oxalatos reducen la absorción del hierro así que si quieres aprovechar todos sus beneficios te recomiendo que cuezas las espinacas solas y escurras todo el agua posible, ya que es ahí donde se encuentran todos los oxalatos.

Remolacha
Remolacha

Remolacha: La remolacha es una hortaliza que no gusta a todo el mundo, pero sin embargo, es una bomba llena de nutrientes y beneficios para la anemia. No sólo contiene hierro, si no que además, es rica en folatos y en vitamina C. A mi como más me gusta es en ensalada, pero también hay zumos y smoothies que están buenísimos.

Levadura de cerveza
Levadura de cerveza

Levadura de cerveza: Se utiliza mucho contra la anemia. Yo siempre la he visto como complemento alimenticio, pero existe otro tipo de variante que es genial para incluirla en tus postres (yogur o zumos) e incluso en platos calientes (como los caldos).

Higos secos
Higos secos

Higos: Si te gusta esta fruta no dejes de incluirla en tu menú. Es mejor consumirlos secos, ya que su aporte de hierro y calcio casi se multiplica.

Vino tinto
Vino tinto

Vino: Hay expertos que dicen que tomar una copa de vino a diario es bueno para la salud y otros que dicen que una copita de vino es saludable, pero sin abusar, es decir, no a diario. Lo que sí que puedo afirmar es que el alcohol que contiene la copa de vino ayuda a la absorción del hierro de los demás alimentos que consumas, así que mi conclusión final es que, no abuses, pero si hagas uso de esta placentera bebida.

Carne
Carne

Carne: Bien es sabido que la carne es el alimento que más hierro nos aporta por excelencia. El otro día leí que nuestro cuerpo absorbe un 30% de hierro cuando consumimos este alimento, así que ya sabes… si quieres recuperar fuerzas, come carne 2 o 3 veces a la semana. Las más saludables son el pavo y pollo sin piel, seguido por la ternera y el cerdo.

Espero que estos consejos os hayan servido y los pongáis en práctica cuanto antes. Si después de llevar una dieta sana y equilibrada, sigues sientiéndote débil y cansada, lo mejor es que acudas a un profesional para que valore tu estado de salud.

Todas las imágenes son de google.com

Volver arriba